domingo, 31 de enero de 2010

Fotos,...recuerdos,...momentos...

Ya estoy en España hace casi cuatro meses y medio. No hay un solo día en que no me acuerde de Perú. Esta noche miro el blog, que solo escribí los primeros meses y recuerdo tantos momentos y tantos tantísimos no reflejados aquí...

Es difícil elegir algunas fotos de entre cientos que se acumulan en año y medio.
Es difícil elegir momentos para relatar de entre tantos que acumula la memoria.
Es difícil hablar de los muchos trocitos de mi corazón que están repartidos por aquel país.

Hubieron momentos malos, momentos buenos y momentos maravillosos. Pero sobretodo, muchos momentos especiales. Tal como es la vida...
Hice algo que llevaba escrito en la "libreta de propósitos" que todos tenemos en algún rincón del alma, desde hace muchos años. Y me siento bien por haber dado el paso para alcanzar uno de mis "sueños".

Esta noche de domingo en que la luna y yo nos contemplamos a través de mi ventana quiero, al menos, dejar algunas imágenes aquí...








Una relajante puesta de sol sobre el Pacífico... Esperando el rayo verde. Desde Barranca.




En Perú los veterinarios no tenemos mucho trabajo... Las creencias dicen que si un perro está enfermo, colgándole un limón al cuello se curará. Este pobre debía estar bastante mal cuando llevaba tres...







La maravillosa pequeña gran familia del Hogar de niños discapacitados de Yurimaguas. Allí tengo muchos trocitos de corazón repartidos...



Una de las campañas contra sarna y desparasitación que
hicimos en Yurimaguas.




El equipo de ayudantes veterinarios al completo. ¡Buen trabajo!




Esta niña es Sandrita. Llegó al hogar en Octubre de 2008 desde Balsapuerto, su poblado. Tenía esa malformación en la cara desde su nacimiento pero nunca la había visto un médico. Cuando llegó con su padre no hablaba ni una palabra de castellano y era muy tímida, no quería acercarse a nadie que no fuese su padre. La etnia a la que pertenece es la Sawhi y hablan en esa lengua llamada igual, sawhi.


Sandrita y Gina en un centro comercial de Lima unos días antes de ser operada del bulto que resultó ser una hernia cerebral...



En la barca que nos llevó 9 horas por el rio hasta Balsapuerto en Agosto de 2009 a visitar a Sandrita. Un viaje, aunque algo cansado por el poco espacio y las largas horas... ¡maravilloso!



Marianela es la misionera que está en ese pueblo. Nos contó muchas cosas sobre la etnia Sawhi con la que convive hace muchos años. Es una persona de esas que te tocan el alma. Preciosa por dentro y por fuera. Con sus cortitas piernas recorre kilómetros por las sendas de la selva y a algunas, nos llevó.



Tomando Massato en uno de los hogares en los que nos invitaron. Es una bebida hecha de yuca fermentada y que ellos toman a modo de agua. A cualquier casa que entras te invitan con toda su hospitalidad. Os invito a que busqueis la manera de fermentar la yuca. Lo sé, yo nunca pensé que lo beberia, pero lo hice recibiendo todo el amor con el que me lo sirvieron.




En casa de Sandrita un año después de su operación. Como veis está preciosa, aunque nos dió un gran susto al despertar de la anestesia.
En este momento reiamos recordando excursiones que hicimos en Lima.


Con Sandrita y toda su familia en su casa. Solo el padre(solo los hombres estudian secundaria), sabe castellano. La mamá va vestida como visten en la etnia Sawhi. El color normal de diario de la "falda" es marrón. Se puso el amarillo (de gala) y los collares para recibirnos.





Mi maravillosa y querida familia peruana, algunos amigos, algunos de "mis" niños de Fertiza, mi hermano... me hicieron una fiesta sorpresa por mi cumpleaños con globos, juegos, piñata... disfruté como una niña. Lo recordaré como uno de los cumpleaños más bonitos de mi vida.





Ante mis ojos el Machu Pichu. "Obligada" visita en Perú. Bello, grandioso, misterioso entender como pudieron hacerlo...





Buceando entre lobos marinos...






Carlos, la persona más importante de mi vida en un tiempo maravilloso...
El Sol...
Yo...
.
.

5 comentarios:

Coquelicot dijo...

Espero que lo de los limones no se ponga de moda también por aquí...
Gracias por la entrada.

Anónimo dijo...

Ojala esto de dejarte llevar para cumplir tus sueños sea genético, pues se perfectamente cual es ese rincón del alma del que me hablas. Admiro esa valentia, y me alegro de que todo hayan sido recompensas.
Son preciosas todas las fotos.
Algún día, cuando vuelvas a Perú, espero que me lleves contigo y vivir todo esto que cuentas un poquito más de cerca.
Sara.

Man dijo...

Queridísima hija Elvira.
Me has tocado las fibras sensibles y ya sabes que yo tengo el “muelle” un poco flojo. Verte en las fotos de “allí” me ha vuelto a rememorar tu ausencia. Comprendo perfectamente tus sentimientos y espero que no sean en extremo contagiosos o aquí terminamos todos en Perú.
Te quiero más de lo que te lo digo.
Tu padre.

Alicia María Abatilli dijo...

Llego a vos desde el blog de tu padre, me alegro de hacerlo.
Amo el Perú, toda su riqueza, su esencia única,la pureza en la gente y los paisajes.
Bellas imágenes.
Placer visitarte.
Alicia

Anónimo dijo...

Has sido muy valiente y me alegro mucho que hayas sido feliz y que ahora esos recuerdos te acompañen.
Gracias por acompañarme tú en los malos momentos.
Te quiero mucho
Luci